Colegio Alemán de Temperley
Colegio Alemán de Temperley
publicado el 2 de Enero de 2013

Viaje de Estudios a Alemania, enero 2013


Intercambio KFG - Bad Homburg /DS Temperley - Buenos Aires. Programa del 2.01. - 3.02.2013
Acerca de cómo una familia argentina y una familia aleman pueden transformarse en una sola familia.
En octubre de 2010, cuando mi hijo Nicolás estaba cursando su cuarto año, hospedamos en casa al primer invitado alemán de intercambio Moritz Bernhard, proveniente de un colegio de Bad Homburg, cerca de Frankfurt, con todo lo que ello implica, incertidumbre, miedo, dudas, etc, pero finalmente resulto ser un chico realmente encantador, con un muy manejo del idioma español lo que ayudo para que se insertara muy bien en nuestra familia y nos vinculáramos con facilidad.
Genero con Nicolás un vínculo entrañable, su estadía en casa resulto mas que buena.
En enero de 2012 Nicolás realiza su viaje de intercambio, si bien no pudo ir a la casa de Moritz ya que fueron a otra ciudad, Moritz se tomo la molestia de ir a visitarlo donde estaba, ya que desde que se volvió a Alemania no dejaron de estar en contacto, se han mandado regalos de cumpleaños a través del correo, de tan hermoso vínculo que generaron.
Mientras la estadía de Moritz en casa también nos contactábamos con su familia a través de facetime, ya que tenía mucho interés en conocernos, y esos comunicaciones continuaron por mail por diferentes motivos o para saludarnos por fechas festivas. Es una de estas comunicaciones donde me solicitan si podríamos hospedar a su otro hijo Felix que vendría a la Argentina en octubre del 2012. Por supuesto que accedimos, es decir que en octubre de 2012 Felix llego a casa y con el también Lena, otra alemana que se había quedado sin casa para hospedarla.
La familia ahí se torno mas que numerosa, siete con los invitados, pero todos nos adecuamos, mis hijas Sofía y Trinidad compartieron sin inconveniente alguno su cuarto con Lena, y Nicolás con Félix.
Pasamos quince días (aproximadamente) moviditos, pero nos resultaron otra hermosa experiencia.
Durante todo el tiempo siempre comunicándonos con Sigrid y Hartmut, los padres de Moritz y Félix, manteniendo a pesar de la distancia y de la dificultad del idioma, una relación bastante estrecha y una gran amistad entre los muchachos, la tecnología nos ha ayudado mucho para ello.
A principios de 2013 Hartmut, papá de los chicos me escribe que en octubre del mismo año pensaban viajar a la Argentina de vacaciones y por supuesto con gran interés por conocernos personalmente, pero que todo esto sería sorpresa para Sigrid, que por favor mantenga el secreto.
Para octubre de 2013 Moritz el hijo mas grande se encontraba realizando un intercambio durante seis meses en Santiago, Chile, por lo que le resultaría accesible llegar a Buenos Aires al mismo momento que sus padres estuvieran aquí, y así estar las dos familias completas.
Y así fue, el 11 de octubre de 2013 llego la familia Bernhard a la Argentina, también llego Moritz, coincidió con el fin de semana largo de octubre, así que no perdimos día sin encontrarnos, la familia alemana vino a casa a degustar un asado, del que tanto le habían hablado sus hijos, luego nos volvimos a encontrar en el centro a disfrutar una cena en un restaurante. Todo el tiempo intercambiando experiencias y costumbres sobre nuestros tan diferentes países, poniendo, sobretodo los padres de ambas familias muchas ganas de comunicarnos, ya que los chicos no tuvieron ningún problema.
No tengo más que palabras de agradecimiento para esa familia que quiso conocernos, de cuyo encuentro resultaron momentos mágicos, y lo que demuestra que cuando hay buenas intenciones ni la distancia ni el idioma son barreras.
Parte de la familia, Sigrid, Hartmut y Félix, siguieron su gira de vacaciones por el Calafate, para luego trasladarse a Santiago de Chile, donde tuvo que volver Moritz para continuar con sus estudios.
Les aseguro que en la despedida se nos escapo una lágrima, ya que resultaron una familia maravillosa con la que compartimos sueños y emociones.
Terminado su semestre en Chile, Moritz debía volver a Alemania, pero previo a ello nos pregunto la posibilidad de pasar navidad con nosotros y así fue, otro momento que compartió con toda nuestra familia como un miembro más de la misma, por que creo que eso es lo que sentimos tanto nosotros como ellos que ya somos todos parte de una gran familia, mandándonos saludos y buenos deseos navideños, ellos desde el frío y nosotros desde nuestra calurosa navidad, realizamos una comunicación por facetime donde estaban toda la familia, primos, tíos y abuelos en ambas casa.
ESTAR LAS DOS FAMILIAS COMPLETAS Y JUNTOS RESULTO SER UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE.
La experiencia del intercambio y el vínculo que se ha generado con la familia alemana ha superado todas mis expectativas.
Espero no haberlos aburrido con mi historia, pero me parecía que valía la pena que la conocieran.
Saludos afectuosos.

Marta Schicfelbein de Sierra.
FAMILIA SIERRA.