Intercambio estudiantil Alemania 2017

Intercambio estudiantil Alemania 2017

Nuestro viaje por Alemania comenzó en la ciudad de Berlín. Una de las ciudades más frías al igual que su gente, ya que cuando estábamos caminando nos llevaban por delante e insultaban. Con respecto al Muro de Berlín era alto, pero no tanto como esperábamos. Al cuarto dia de estar en Berlín viajamos a una ciudad cerca, Potsdam, donde conocimos el gran Palacio Sanssouci. También recordamos ese día como el día más frío pasamos. El edificio que más nos gusto fue “Hauptbahnhof” porque a pesar de ser una estación de ferrocarril, colectivos y subtes parecía un centro comercial.

El 10 de Enero llegamos a Dresden. Nos sorprendimos con el hotel ya que era muy moderno. La ciudad, para nosotros, es arquitectónicamente la más linda de todo el viaje, con sus edificios viejos, reconstruidos pos reunificación alemana, y la gran iglesia, que por mala suerte no pudimos visitar por dentro, ya que una semana al año está en reparación, coincidiendo con nuestra visita. Destacamos el Museo de la Higiene, aunque el nombre no nos atrajo desde el principio, fue el más interactivo y divertido de todos.

ZWINGER EN DRESDEN
El 12 de enero salimos para Munich en un supuesto viaje de 4 horas que por la nieve se transformaron en 8. Llegamos tarde para visitar la “T. U. München” (Universidad Técnica de Munich) y lo dejamos para el dia siguiente. En cambio ese día visitamos el centro de Múnich. El día siguiente fue una de cal y una de arena, temprano visitamos el estadio del Bayern Múnich el “Allianz Arena” y por la tarde recorrimos el “KZ- Dachau”, un campo de concentración utilizado en la época nazi. Unas horas antes de salir para Tübingen vimos una exposición de BMW.

ESTADIO ALLIANZ ARENA
En Tübingen nos hospedamos en “Jugendherberge Tübingen”, un albergue para jövenes. Allí cursamos clases de alemán, visitamos la ciudad de Reutlingen y visitamos la fábrica de chocolate “Ritter-Sport”, donde hicimos nuestros propios chocolates. En Tübingen también nos encontramos con los alumnos de intercambio de la escuela de Ulm; tarde de bowling. Pasados 5 días en Tübingen cruzamos la frontera con Francia y llegamos a Estrasburgo. El edificio más impresionante de esta ciudad es “la nueva Notre-Dame” ,catedral de Estrasburgo, con su reloj astronómico. Otros lugares que visitamos fueron el barrio alemán, la gran esclusa, la plaza Kléber y los puentes cubiertos.

A llegar a Bad-Homburg las familias nos recibieron en “Kaiser Friedrich Gymnasium” con gran amabilidad. Nosotros estábamos nerviosos porque iba ser algo nuevo para todos. Después del almuerzo los padres/madres de los chicos que nos alojaban nos vinieron a buscar al colegio y nos fuimos cada uno para sus casas. Al día siguiente tuvimos que asistir dos horas a clases , cada uno con quien lo alojaba. Al terminar esas dos horas fuimos a recorrer el centro de Bad-homburg. Los siguientes 3 dias fuimos a distintas y conocidas ciudades como por ejemplo: Frankfurt, Heidelberg y Marburg. En el fin de semana pudimos establecer más contacto con las familias, además, en ese fin de semana pudimos hacer amistades entre nosotros y los alemanes que nos alojaban. Desde ahí ya todos nos llevábamos bien. Los siguientes días tuvimos que asistir a clase, pero el mejor dia fue cuando fuimos a las piletas con los chicos que nos alojaban. Lo mejor y lo que queremos destacar es la amistad que hicimos con los alemanes y podemos aseverar que no todos los alemanes son fríos.

El viernes 3 de febrero a la mañana salimos, desde el aeropuerto de Frankfurt, hacia Londres. Allí destacamos las visitas al palacio y la abadía de Westminster, el Big ben, Hamleys (la juguetería más grande del mundo), el museo de cera de Madame Tussauds y la visita al teatro “The Globe”.

BIG BEN - LONDRES
El único problema significativo que tuvimos en todo viaje fue con la aerolínea en el aeropuerto al momento de emprender el vuelo de regreso. Resulta que hubo un error en el sistema y no figurabamos en el registro del avión, ni en los pasajes. Fue un susto pero al pasar las horas lo solucionaron y tuvimos que tomar un vuelo directo que, después de todo, fue mejor.

Realmente fue un viaje inolvidable, la pasamos muy bien a pesar del frío y algunos percances que tuvimos. Pudimos practicar y mejorar nuestro alemán, creemos que fue lo más importante. También aprendimos nuevas formas de vida y una cultura completamente distinta a la nuestra.

Es un viaje para repetir !!

Justo Abalos Y Juan Cruz Otero CRUZ 6.año

Publicado el 17 de Marzo de 2017