Colegio Alemán de Temperley
Colegio Alemán de Temperley
publicado el 21 de Agosto de 2014

Experiencia Viaje a Córdoba 2014


Experiencia de Viaje por Alejo Muzzio
En el mes de Junio de 2014 nos fuimos a Córdoba para participar del encuentro entre colegios alemanes llamado "Deutsch mit Herz und Verstand".

Dentro de este encuentro se realizaron diferentes tipos de actividades. Yo participé en el "Pecha Kucha". Fue una experiencia muy linda y la cual me dejo muchas cosas positivas, ya que conocí gente nueva y además aprendí mucho.

Lo más lindo del viaje fue el hecho de haberme quedado en la casa de un chico cordobés, con el cual pasé una gran estadía y tuvimos una muy buena relación. El viaje de ida y vuelta en micro también fue muy entretenido, ya que al ir con amigos pudimos ir charlando, escuchando música y tomando mate.

Agradezco mucho al colegio por haberme dado la posibilidad de participar en este consurso y representar junto a mis otros dos compañeros al Colegio Alemán de Temperley.


Experiencia de Viaje por Micaela Igrlesias
Cada uno de nosotros en su Colegio Alemán ubicado en algún punto del país, con expectativas de ganar el Debatte y a la vez con miedo y ansiedad, fuimos elegidos para participar de Jugend debattiert y Pecha Kucha. El primer paso fue un concurso interno en cada colegio, donde fuimos elegidos. Luego cada uno recibió su pasaje para viajar en micro o en avión a una ciudad hermosa que nos esperaba, Córdoba capital. El miedo más grande no era el resultado final del concurso, si no saber cómo sería la familia que nos hospedaría, donde encontramos finalmente un segundo hogar.

Antes de llegar al destino, algunos tuvimos la posibilidad de encontrarnos en el aeropuerto o viajar en el mismo micro con otros alumnos de distintas ciudades, que también estaban viviendo lo mismo que nosotros.

Llegamos a Córdoba, donde nos encontramos con nuestras familias. Nos alojamos, acomodamos nuestras cosas para el próximo día hacer un tour todos juntos por la ciudad.
Durante ese mediodía tuvimos la oportunidad de conocer a todos los que participarían esa misma tarde en el concurso, además de recorrer los puntos más hermosos de la ciudad.

Disfrutamos de un almuerzo excelente y volvimos al Colegio Alemán de Córdoba, donde esa misma mañana la directora nos había presentado y dado la bienvenida frente a sus alumnos.

Si bien ya habíamos pasado la primer prueba, conocer a nuestras familias, todavía el verdadero examen no había empezado, si no hasta las dos de la tarde. Después de ver un video de presentación y un Sketch realizado por los alumnos de Córdoba, empezó lo que venimos a hacer.

Aunque sabíamos los temas que íbamos a debatir, nos enteramos con quienes íbamos a debatir y nuestra posición (a favor o en contra) diez minutos antes de que el debate empezara. Para muchos fue una sorpresa que no nos dejaran usar apuntes: solo podíamos tener una lapicera y un papel.

Éramos doce alumnos que íbamos a debatir, y tres que iban a participar en el Pecha Kucha. Para la primera ronda del debate, el jurado (compuesto por 5 profesores, argentinos y alemanes) armó cuatro grupos de tres personas. Estos grupos se iban a mantener durante dos rondas. Esa tarde, la pregunta que desataba el debate era: ¿tendrían que empezar las clases en los colegios alemanes de Argentina a las 9 de la mañana? Nos asignaron una posición que tendríamos que defender (si estábamos a favor de que esto se haga, o no). Al día siguiente, en la segunda ronda de debates, nos tocaba a debatir contra otro grupo y con la posición que no habíamos defendido el ese día. Para la semifinal, se iban a elegir a 6 personas de todos los grupos para que formen nuevos grupos de tres y debatan sobre la pregunta: ¿deberían los alumnos evaluar a los profesores?

Iba ser la primera vez que debatíamos con gente que no conocíamos, contra chicos de otros colegios y con la presencia de un público numeroso de alumnos y jurado? teniendo en cuenta que todos nos pusimos aunque sea un poco nerviosos y que todavía no entendíamos del todo el sistema, la primera ronda fue la más rara para todos. Cada uno tenía sus propias expectativas sobre cómo iba a resultar el debate, y después de haber debatido por primera vez, nos dimos cuenta que no iba a ser para nada parecido al debate en nuestros colegios: todos los integrantes de todos los grupos tenían mucho para decir, teorías para defender y refutar, argumentos pensados en el momento y antes del debate, un buen manejo del idioma y una sorprendente facilidad para escuchar lo que decías y volverlo en tu contra con una contestación.

Después de que cada grupo hubo debatido, el jurado nos llamó nuevamente para decirnos a cada uno lo que habíamos hecho bien, y lo que podríamos mejorar para el día siguiente.
Tomamos la merienda todos juntos y nos fuimos con nuestras familias asignadas.

Para la siguiente ronda del debate a la mañana siguiente, ya estábamos más preparados: habíamos estudiado mejor la posición que nos tocaba, hablamos con los integrantes de nuestro grupo para ponernos de acuerdo y ya sabíamos qué esperar de la segunda ronda.

Los que habían debatido a favor de que el colegio empezara a las nueve, ahora lo hacían en contra y viceversa. Igual al día anterior, el debate se basó en seis minutos de introducción del tema (cada persona decía algo al respecto), doce minutos intensos de debate y seis de cierre.
p>Escuchamos lo que el jurado tenía para decirnos y antes de irnos a almorzar, nos dijeron quiénes eran los seis que iban a participar de la semifinal a la tarde, cuáles iban a ser sus posiciones y grupos.

Almorzamos todos juntos en el comedor del colegio. Antes de que la semifinal empezara, vimos el concurso de Kurzfilm (cortometrajes) que algunos colegios alemanes habían mandado. Ganó el corto que habían hecho los alumnos de Córdoba.

A eso, le siguió el Pecha Kucha: una presentación powerpoint que tres alumnos habían preparado en alemán en esos dos días, sobre el viaje a Córdoba, nuestro recibimiento en el colegio cordobés, la excursión y actividades que hicimos. Las diapositivas se pasaban cada veinte segundos automáticamente y durante ese tiempo, los chicos tenían que hablar sobre cada imagen que se mostraba. Fue una muy buena presentación, a todos nos gustó.

La semifinal del debate fue más organizada y ordenada, pero muy parecida a las otras dos rondas anteriores. Todos se hicieron entender muy bien, y supieron defender su posición.

Luego de la misma, se organizó una pausa y para finalizar con el evento, se realizó la entrega de premios y la selección de los cuatro alumnos que viajarán a Paraguay en octubre.
Después, a la noche, cada uno organizó con la familia que lo hospedaba diferentes actividades.
Algunos fuimos a pasear, otros al shopping, a jugar al bowling o al cine.

En conclusión, fue un hermoso evento. Tuvimos la oportunidad de conocer a muchas personas de diferentes partes del país, intercambiar opiniones y experiencias y lograr nuevas amistades? para varios de nosotros, conocer y recorrer una hermosa ciudad como lo es Córdoba, otro colegio alemán, pasar hermosos momentos como lo fueron el city tour y los almuerzos todos juntos, armar un lindo grupo entre todos, debatir sobre diferentes temas y hablar un poco de alemán.