Proyecto Institucional

Proyecto Institucional

El juego es el patrimonio más preciado de la infancia.

Si entendemos el juego como un producto de la cultura, podemos afirmar que a jugar se aprende. Desde la perspectiva de la enseñanza, es importante su presencia en las actividades del jardín. Por consiguiente, cabe destacar que el juego no es un elemento biológico de los niños, sino que aprenden a jugar y muchos de sus juegos provienen de una herencia histórica y social.

Teniendo en cuenta que el juego es un derecho que poseen nuestros alumnos, como Institución consideramos que es nuestro deber cederles un espacio para que puedan ejercer ese derecho. Los niños llegan al jardín con distintos saberes y experiencias de juego y es responsabilidad de los actores de la Educación Inicial ampliar sus oportunidades para que logren aprendizajes que les permitan jugar cada vez con mayor autonomía. Es así que a nivel Institucional nos propusimos como objetivo abordar este año con los niños distintos juegos tradicionales y estimular la psicomotricidad, ya que consideramos que en épocas donde la tecnología ocupa un lugar muy importante de sus vidas y el tiempo de juego compartido con los adultos se encuentra muy reducido, no podemos asegurar por un lado, que estos juegos que son parte de la cultura, continúen siendo transmitidos de generación en generación y por otro lado, que se les pueda brindar desde casa oportunidades para llevar a cabo distintos juegos y actividades que favorecen el desarrollo del potencial psicomotriz del niño.

Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, con este proyecto “Creando puentes con el pasado a través del juego” nos propusimos profundizar en la búsqueda de caminos que permitan concretar uno de los objetivos propuestos por la Ley Nacional de Educación para la Educación Inicial: “Promover el juego como contenido de alto valor cultural para el desarrollo cognitivo, afectivo, ético, estético, motor y social” (Ley 26.206 Artículo20d).

Hacer foco en los “juegos tradicionales” posibilitó, entre otros aspectos, que los niños aprendan a jugar juegos provenientes de una herencia histórica y social, disfrutando de un tiempo de juego compartido con los adultos e iniciar a los niños en la exploración y paulatina apropiación de formas de expresión cultural, enriqueciendo de ese modo la experiencia personal y social. Este tipo de juegos resultan, evolutivamente, de adquisición tardía para los niños de corta edad, que se encuentran en un momento en el que la construcción de situaciones imaginarias e idiosincráticas respecto del jugar predomina sobre la regla. En este sentido, una propuesta de trabajo sistemática y organizada sobre juegos con reglas convencionales, abona al desarrollo de uno de los aspectos fundamentales que potencian el aprendizaje escolar: la posibilidad de postergar su deseo y aceptar voluntariamente el “modo” de jugar que expresa o contiene la regla, articulando la aceptación de la regla con la imaginación al tener como soporte imágenes, canciones, rimas y palabras que invitan a jugar de un modo particular.

Esta fue una experiencia muy enriquecedora tanto para los niños como también para los padres y docentes, que nos permitió recordar los juegos de nuestra niñez.

    Para finalizar, exponemos a continuación algunas de las conclusiones a las que arribaron los chicos de las terceras secciones luego de haber transitado durante este año la vivencia de dicho proyecto.
  • '… Los juegos tradicionales son divertidos, graciosos…'
  • '…Me gustaron porque no los conocía…'
  • '…Los juegos del pasado son más divertidos porque jugas al aire libre…'
  • '… jugando con las pantallas a veces me aburro y me da ganas de jugar al aire libre…'
  • '…Cuando están con la compu no están compartiendo el momento…'
  • '…Compartís más en los juegos tradicionales…'
  • '…Están encerrados en sus casas perdiendo el aire libre y perdiendo el juego libre…'
  • '…Hay que jugar un poco con el celular y un poco afuera…'

Equipo Directivo y Docentes del Nivel Inicial

Publicado el 28 de Diciembre de 2017