Colegio Alemán de Temperley
Colegio Alemán de Temperley
publicado el 6 de Febrero de 2013

Palabras de Despedida

Carta para Egresados


Hace ya un tiempo atrás, abríamos las puertas de nuestras salas. Todo parecía nuevo y nos daba curiosidad...
Nos encantaba la idea de tener a los más grandes del jardín, y aunque hasta hace un tiempo eran chiquitos, miren ahora lo grandes que están! Ya pasan a primero!... hoy terminan su jardín...
La primer etapa de sus vidas hoy se cierra como en un cuento, con muchos personajes y con un final felíz? y aunque se nos escapen algunas lágrimas y nos da tristeza, sabemos que van a estar muy bien y que van a seguir disfrutando de las demás etapas que continúan en sus caminos.
Es difícil despedirlos porque compartimos muchísimos momentos y los vimos crecer y madurar. Pudimos ser partícipes de sus alegrías, tristezas, enojos, miedos, caprichos, peleas...
Pudimos abrazarlos cada vez que lo necesitaban para hacerles sentir todo lo que los queremos, pudimos darles todos los besos que quisimos, cuantas veces lo necesitaron, y secarles las lágrimas cuando algo andaba mal...
Hoy, ya no vamos a volver a ser los personajes principales de sus cuentos, porque ya crecieron y tenemos que terminarlo. La historia llega a su fin y el libro se cierra, pero sabemos que pronto van a encontrar otros nuevos personajes que puedan ofrecerles todo lo que ustedes necesiten y entonces ahí, el libro de sus vidas, el libro de los recuerdos volverá a abrirse, pero esta vez en otra página, porque todo será mágico pero distinto. El cuento comenzará en otro lugar y con otros personajes...
Hoy, las señoritas revivimos un montón de sentimientos:
Alegría, por verlos crecer, esforzarse y superarse día a día para ser cada vez mejores personas y alumnos
Orgullo de sentir que transitaron este mágico camino del jardín con mucho amor y felicidad y también por qué no, algo de tristeza y nostalgia, porque sabemos que estas personitas se nos van, emprenden otro camino y nos quedarán en nuestros corazones recuerdos imborrables, caricias, besos y esos abrazos difíciles de olvidar? dibujitos en pedazos de papel y esos "SEÑO TE QUIERO", que no dejaban de pronunciarse una y otra vez.
Sabemos que los vamos a extrañar un montón y que si miramos atrás podremos ver cada una de sus caritas dulces y esas miradas que nos transmitieron tanto...
Gracias por permitirnos vivir junto a ustedes en el maravilloso mundo de la niñez, donde el asombro es cosa de todos los días y la risa nos invade todo el cuerpo transformándose en contínua alegría.
Hoy nuestros corazones están llenos de todo el amor que nos dieron.
Conserven siempre toda esa espontaneidad, dulzura y pureza de sus almas.
Los llevamos en el corazón
¡Los queremos mucho!