Colegio Alemán de Temperley
Colegio Alemán de Temperley
publicado el 6 de Febrero de 2013

El juego en la Sala de 4


El juego es patrimonio privilegiado de la infancia y uno de los derechos inalienables, por lo tanto resulta importante garantizar en el Nivel Inicial, la presencia del juego como un derecho de los niños. La situación lúdica facilita una mayor tolerancia al error y evita frustraciones que el niño podría experimentar en situaciones reales dado que en el mundo paralelo de juego se atenúan las consecuencias de la acción generándose un espacio de innovación y creación para el niño. Además, el juego constituye un precursor del trabajo en grupo y en este sentido es posible pensarlo como una instancia de aprendizaje en relación con la construcción conjunta de conocimiento. El juego dramático es una recreación de la realidad, en ella los niños plasman las funciones y las tareas de otras personas, fundamentalmente de los adultos y las relaciones que se observan entre ellos. Los mismos amplían el mundo imaginativo de los niños.
El juego les permite a los niños ir más allá de lo concreto, desprenderse de como son las cosas para "hacerlas a su manera", dotarlas de sus propios significados. ¿Cuántas veces los escuchamos decir "estoy jugando"?, cuando algunas de sus acciones no podían ser interpretadas por nosotros. A través del juego simbólico, los niños aprenden a moverse en un mundo creado a partir de la combinación de situaciones conocidas y nuevas, actuando en el terreno de la posibilidad. El juego invita a usar la mente de un modo diferente abriendo la chance de acceder al mundo y actuar en él desde otra lógica, mucho más creativa y original.
Los niños de la segunda sección "A" armaron una tienda de ropa en el jardín? ¿Los espiamos?...
La segunda sección "B" trabajó en el armado de una agencia de viajes? Así se divirtieron jugando...
¡Hasta la próxima! Seños Laura y Gloria.